Fiesta de la Presentación de la Niña María – Virgen Niña 2019

Una fiesta que se celebra desde el 21 de Noviembre de 1610. Santa Juana de Lestonnac quiso unir esta tradición a su tarea educativa y pidió que fuera así en el futuro.

Con un gesto muy sencillo: marchar en grupo, con una luz encendida, entonando cánticos a María, Santa Juana quería hacer visible, a través de las alumnas, esa tarea educativa y expresar el agradecimiento a la vida y al Señor de la Vida por tanto bien recibido.

Esta fiesta, de carácter religioso, tiene sin duda para la Compañía de María, Nuestra Señora, un trasfondo social importante. Santa Juana comprendía bien el papel de una buena educación para la transformación de la sociedad y quería comunicarlo más allá de los muros de la escuela; quería sensibilizar a la sociedad de su tiempo de este bien público que debía llegar a todos, sin distinción de sexo o condición social; quería hacer notar que la mujer, tenida a menos en la sociedad de su tiempo, es motor de cambio y más cuando encarna valores que hacen al mundo más humano.

Empeñarse hoy en ofrecer una educación de calidad, donde cada persona encuentre herramientas para crecer y para en libertad y responsabilidad construir su proyecto de vida orientando al servicio a los demás, es aportar al mundo una luz de esperanza y justicia con tantos esfuerzos puestos en esta tarea.

Que en esta fecha especial renovemos el deseo de seguir haciendo posible el sueño de Santa Juana de Lestonnac en el ámbito familiar, escolar y social.

Algunas Reflexiones en relación a la festividad de la Virgen Niña:

Santa Juana de Lestonnac, a la edad de 12 años, experimenta en su vida la presencia de la Virgen María, asegurándole que no dejara apagar la llama del amor de Dios en su corazón. Llama que le acompaña hasta la Noche del Cister, la que se concretiza el 21 de noviembre de 1610.

Desde sus primeros años, Santa Juana, experimenta el abandono de su madre, luego como esposa transmite a su familia el amor de Dios, el amor a la Virgen María.

La Noche del Cister, se le reveló el Cielo y comprende que su misión es fundar una congregación para salvar a la juventud. Poniéndola bajo la protección de la Virgen María.

Ella vive el discernimiento en el castillo de Landirás. La acompañan en su discernimiento sacerdotes jesuitas. Así nace la Orden Compañía de María, Nuestra Señora.

Construye su primer Colegio: El Espíritu Santo, donde recibe a sus primeras estudiantes en calidad de internado. Ella daba clases y sabía lo que vivían sus primeras estudiantes. En la oración ofrece todo lo que está realizando a la Virgen, pone todo bajo su modelo. Desde entonces la Orden está bajo modelo y protección, es de ahí donde nace su Identidad. Es María que nos lleva a su Hijo Jesús.

Siguiendo las huellas de la Historia de la Escultura de la Virgen Niña que se encuentra en Viña del Mar y que nos ha acompañado con su presencia todos estos años.

 Es una Imagen de la Virgen Niña, con un rostro de ternura. Ojos celestes claros. Lienzo en su cintura y manos entrecruzadas. Confeccionada en género y revestida en laca o cerámica. Se desmonta desde la cabeza, para ver que toda ella ha sido confeccionada con géneros. Técnica utilizada desde antes del Siglo XIX. Sus escultores  fueron los “Hermanos Fanzzini”, de origen Italiano. Un apellido ligado al arte religioso desde varias generaciones. No sabemos si tiene relación con el famoso artista Pericle Fazzini, a quién se le ha encargado realizar la escultura que hoy decora la sala Pablo VI del Vaticano.

Les invitamos a rezar juntos, por nuestras intenciones y por nuestra patria a María Nuestra Señora.

Viña del Mar, Noviembre 2019.