Toma de Hábito

El 25 de marzo ingresaron a la Casa del Espíritu Santo:

Serene Coqueau,
Magdalena de Laudrevie,
Isabel de Maisonneuve y
Margarita de Poyfené.

Se ha fijado el día 01 de mayo de 1608 para la ceremonia de a toma de hábito. Cuando Monseñor el Cardenal Francisco de Sourdis decide que quiere hacer algo, le gusta hacerlo bien. Y ahora ha decidido que esta toma de hábitos de las cinco primeras mujeres, fundadoras de la Compañía de María Nuestra Señora, tenga toda la solemnidad y esplendor que la liturgia católica puede desplegar en las grandes ocasiones.

Es así, cómo la pequeña Iglesia del priorato del Espíritu Santo resplandece de luces y el altar aparece cuajado de flores. La capilla se ve sobrepasada en el número de personas que asisten …el coro de la catedral debe entonar los cantos desde fuera. El propio Cardenal pone en las cabezas de las cinco postulantes el velo, negro es el de Juana para significar que la considera de más autoridad, y blanco para las demás.

Juana tiene ya personalmente mucho camino adelantado… pero tiene también ante ella la delicada tarea de acompañar en su proceso de formación a sus cuatro hermanas más jóvenes. Sabe que formar a las Religiosas de la Compañía de María es cooperar con la acción del Espíritu Santo para que unas mujeres concretas alcancen su propia edad adulta en Cristo.

Cfr. Juana de Lestonnac,
María Puncel,
Ediciones Lestonnac.
Página 311.